"Lo del Instituto Municipal fue una truchada"

Política 01 de julio Por
La Municipalidad frenó los pagos por el Instituto Municipal de Capacitación Continua y el Software de Reclamos, dos proyectos de la gestión anterior, y el tema fue a juicio. Los diseñadores de los programas virtuales cobraban casi 30 mil pesos por mes entre ambos contratos.
DSC_4497

Escucha el audio

Gustavo Brandán, sobre el Instituto Municipal de Capacitación Continua

Como a varios proveedores, cuando asumió la nueva gestión y debían cobrarse los cheques por 10 millones de pesos que dejó la anterior gestión para pagar después del 1 de octuber, se encontraron con una cuenta sin fondos.

Con la Emergencia, las autoridades usaron esa estrategia para obligar al acreedor a renegociar el cobro de la deuda, después de la verificación.

Hoy hay dos casos de deudas que el municipio no pagó y en uno de ellos, el tema fue a juicio.

El diseñador del Instituto Municipal de Capacitación Continua, la plataforma educativa virtual presentada en el año 2014, inició un juicio ejecutivo contra el municipio para cobrar dos cuotas del contrato que tenía por el mantenimiento y asesoramiento de esa pagina web.

Dibujo

Se desconocen cuántos cursos se dieron y quienes se capacitaron, pero el municipio pagaba 15.000 pesos por mes por el mantenimiento de la web educativa.

Muy irónico, Brandán leyó en único comentario que hay en esa página como testimonio del producto:

Dibujo2

"Los caroyenses le hemos pagado un curso a un peruano", dijo ante la risa de algunos concejales.

Si bien es una plataforma virtual y cualquier persona del mundo puede acceder a los cursos, el planteo real es por la poca información y difusión que hubo de esa web desde su presentación, al punto que desde junio de 2015 que no se actualiza.

El otro caso es el del Software de Reclamos, que se había anunciado en la anterior gestión y nunca se aplicó. Se pagaban 12.700 pesos por meses desde diciembre de 2011 para el desarrollo del programa y la aplicación para un mejor servicio al vecino, pero cuatro años no alcanzaron para terminar el programa e implementarlo en la Municipalidad.

Ante la poca información y la nula respuesta a los pedidos de informes sobre el desarrollo de ambos proyectos, el Tribunal de Cuentas observó los pagos que igualmente se hicieron a los proveedores hasta que la Municipalidad frenó las últimas cuotas y el tema se negocia en Tribunales o en las oficinas internas.

Todos los datos se ventilaron anoche en la sesión del Concejo Deliberante.

Ariel Roggio

Periodista

Te puede interesar