Venta de pirotecnia en baja

Este año disminuyó la cantidad de negocios que pidieron habilitación municipal para vender elementos pirotécnicos. Estas serán las últimas fiestas con estruendos en la región.

Hace dos meses, por unanimidad, los concejales de Colonia Caroya, Jesús María y Sinsacate aprobaron una ordenanza que impide el uso, tenencia y comercialización de pirotecnia.

La normativa regirá desde junio del 2017, por lo cual estas serán las últimas fiestas con productos explosivos. 

Sin embargo, antes de la prohibición, disminuyó la cantidad de negocios que solicitaron habilitación en la Municipalidad de Jesús María para la venta de pirotecnia. Este año, hubo 10 pedidos, de los cuáles sólo cinco cumplen con todos los requisitos para ser autorizados. En 2015, 16 locales habían solicitado el permiso.

La secretaria de Hacienda, Laura Cúchero, explicó que "las solicitudes de habilitación se reciben de la misma forma que en años anteriores porque la prohibición regirá desde el próximo año". No obstante, los números dan cuenta de una reducción de comerciantes interesados por la comercialización de pirotecnia. 

Por otro lado, la funcionaria señaló que la Guardia Urbana Municipal será la encargada de controlar todos los comercios, y en caso de detectar locales de venta clandestina se decomisará la mercadería. 

Notas relacionadas: Pirotecnia cero en la región 

Belén Salvatierra

Periodista

Te puede interesar