El Fiscal reafirma que hay razones económicas en la desaparición de "Maru" Cadamuro

Judiciales 07/05/2017
Una fuente judicial aseguró que existen pruebas suficientes que evidencian que María Eugenia y su hijo Jeremías no tenían una buena relación. La imputación del joven se agravó. La defensa se opuso a la prisión preventiva dictada por la Justicia hace dos semanas.

Una fuente judicial involucrada en la investigación por la desaparición de María Eugenia Cadamuro –y consultada por nuestro medio- brindó algunos detalles de la investigación y las pruebas recolectadas hasta el momento.    

Su hijo, Jeremías Sanz, ahora está imputado por “privación ilegítima de la libertad doblemente agravada por el vínculo" al haber transcurrido más de 30 días sin rastros de “Maru”. La pena podría ser de 2 a 6 años de prisión si se sostiene esa figura.

No solo que se dictó la prisión preventiva para el joven sino que se rechazó a su hermana Guadalupe como querellante: el fiscal a cargo de la investigación, Raúl Almeyda, cree que ella es parte del entorno familiar que sabe lo que ocurrió.

De hecho, el abogado de la hija de “Maru” planteó que tenían documentos para demostrar que madre e hijo se llevaban bien y que no había problemas económicos.

El fiscal descree en la versión de la defensa y entiende que hay elementos que demuestran lo contrario y hasta existen testimonios que indican que María Eugenia “temía por su vida”.

A partir de las pruebas que reunió, pudo establecer que existía una mala relación entre Jeremías y su madre y sostiene que hay un alto grado de probabilidad de un móvil económico en la desaparición de la mujer.

La causa tiene 1200 hojas con todos los elementos recolectados hasta el momento con sábanas telefónicas y unas 40 declaraciones diferentes de familiares, amigos y personas que pueden haber visto algo en la jornada en que se la vio por última vez. Además se hicieron cerca de 10 allanamientos con secuestros de celulares, camionetas y computadoras.

El decreto de la prisión preventiva a “Jere” –dictado hace dos semanas- tiene 270 folios. Los abogados defensores del joven imputado se opusieron a la resolución judicial. Ahora, la jueza Cecilia Ferrero deberá ratificar o no la medida del fiscal. 

 

Las pruebas.

Hay registros de llamadas entre Jeremías y “Maru” entre 19 y 19:30 del miércoles 15 de marzo.

La mujer, de 46 años, se encontraba en su casa y después de esa llamada cambió el ánimo y el humor y le pidió a los albañiles que estaban en su casa que se retiren, según las declaraciones. A la noche tenía prevista una juntada en su casa con sus amigos.

En una primera declaración apenas se formaliza la denuncia por la desapareición, Jeremías negó haberla visto ese día, pero las pruebas lo desmienten.

En una segunda declaración, aún sin ser sospechoso, el joven dijo que el celular se le activó solo, pero ratificó que no se comunicó con su madre.

Testigos aseguran que vieron la camioneta del hijo estacionado frente a la casa del Bv. Agüero al atardecer, pero nadie declaró que María Eugenia haya subido al vehículo.

Otro elemento contundente es que el celular de Jeremías y el de “Maru” estaban ubicados en la misma celda telefónica, en el Departamento Totoral, entre las 20 y 20:30.

En ese lapso hubo un llamado de “Maru” a sus amigas diciendo que “estaba demorada” y que iba a llegar tarde al asado, sugiriendo que la juntada sea en otra casa. Esa fue su última actividad con el celular, de acuerdo a las sábanas telefónicas consultadas por la Fiscalía.

Presumiendo que algo le había pasado, al día siguiente los amigos entraron a la casa con autorización policial y encontraron la ventana abierta, la música de la radio encendida, luces prendidas y el auto sin llave.

Recién el viernes se hizo la denuncia por la desaparición en la Unidad Judicial. En ese momento empezaron a tomar declaraciones.

El Fiscal sostiene que hay un móvil económico y considera que hay evidencias sobre problemas relacionados al dinero entre madre e hijo, complementados con una mala relación y situaciones de agresiones.

Desde Tribunales aseguran que la búsqueda nunca se detuvo y que a partir de cualquier nuevo elemento, se ordenan rastrillajes.

Te puede interesar