¡Fueron las hormigas!

Jesús María 07/06/2017 Por
Un hormiguero entre las paredes del Ipem 294 de Bº 17 de Octubre fue la causa del mal olor en la institución, que se inició en la época en la que se prendieron los calefactores.
ipem 294 JM

La historia del mal olor en el Ipem 294 tiene una resolución que pocos imaginaban.

Durante varios días, los directivos estuvieron con la incertidumbre del problema que llevó a suspender las clases por más de una semana.

La causa de la situación fue un gran hormiguero que fue desnudando los ladrillos de algunas paredes.

Al encenderse los calefactores en la época de frío, el calor de los caños fue matando a las hormigas y a generar el olor a “ladrillo quemado”.

El tufo nauseabundo se empezó a diversificar por un caño que está en la secretaría de la Dirección, donde se percibía el olor con mayor notoriedad.

Cuando los obreros rompieron la pared encontraron el hormiguero y pudieron establecer las razones de la situación.

Ese operativo por detectar el olor permitió descubrir algunas otras fallas edilicias que están siendo reparadas por la Dirección de Emergencia Edilicia de la Provincia. 

La escuela hoy tiene varios frentes de obra que estarán concluidos en unos 50 días.

Ariel Roggio

Periodista

Te puede interesar