El Chaqueño convocó a casi 12 mil personas en la sexta noche

Espectáculos 13/01/2016 Por
Con vigencia intacta el Chaqueño Palavecino superó ampliamente la presentación del año pasado. El balance de la primera mitad del Festival indica que los números mejoraron para la edición 51°. Todos los ojos están puestos en la noche de Abel Pintos de este miércoles.

Palavecino ya se siente como en casa en Jesús María, teniendo en cuenta que es su 23º actuación en nuestro escenario. Inclusive, el próximo año festejará las Bodas de Plata en Colonia Caroya, ya que todos los años almuerza en la casa de la familia Offman (salteños como él) como previa su show.

Su entrada fue a caballo, como tradicionalmente lo hace. Cuando concluyó la conferencia de prensa, le confesó a los medios que su lugar estaba en los corrales, delante del griterío y donde se siente el aroma a campo.

En la edición 50, las condiciones del campo de Doma (había llovido todo ese día) le impidieron entrar de esa forma.

No obstante, en 2015, se había dado el gusto de compartir escenario con Horacio Guarany.

“Es una pena que Horacio no pueda venir a acompañarnos. Ya es una persona mayor, más de noventa años, y el hecho de viajar y cantar pesa. Él realmente tenía muchísimas ganas de estar”, expresó sobre la ausencia del mítico cantante que se dio de baja en diciembre de la grilla jesusmariense.

A su vez, recordó que él eligió los días martes, dejando los días lunes para un eventual regreso de Guarany a los escenarios.

Consultado sobre lo qué le aconsejaría a los jóvenes música que incursionan en la actividad, hizo hincapié en el aprendizaje de los mayores. “Yo tuve un gran maestro que fue Orlando Veracruz. Es importante que crean en lo que hacen y le pongan convicción. Muchos ninguneaban a mi estilo musical, porque es un ritmo de tres notas y que viene del medio del monte. Sin embargo, pude hacerlo cada vez más grande”, describió el Chaqueño.

Con la ovación del público que regaba el verde césped, arrancó con “La Sin Corazón / Mi Voz”, ”La Taleñita”, “Piel Chaqueña”, “Que Me Olvides Tu”, “Yo Soy De Allá” y “Piedra y Camino”.

Una de las novedades de la presentación fue el despliegue de un costillar en pleno show. El Chaqueño compartió el pan y el vino con miles de fieles seguidores que corearon cada una de sus canciones hasta bien entrada la madrugada, como sí de una misa se tratase.

Te puede interesar