La posguerra de Fernando Villalba: entre la indiferencia y la discriminación

Regionales 02 de abril de 2018 Por
Con 19 años, fue enviado a Malvinas cuando estaba a punto de finalizar el servicio militar obligatorio. Regresó a salvo a Totoral, su pueblo natal, y logró rearmar su vida pese al desamparo y la falta de oportunidades.
fenando villalva
Foto: Facebook Fernando Villalba.

Escucha el audio

Fernando Villalba- ex combatiente de Malvinas.

Como la de tantos soldados, la historia de Fernando Villalba está cargada de silencios, dolor, heridas del alma sin sanar y recuerdos de indiferencia. 

Nacido en Villa del Totoral, a poco de cumplir 19 años estaba por finalizar el servicio militar obligatorio en Comodoro Rivadavia y recibió la orden de viajar a Malvinas. 

"Nos dijeron que estábamos en guerra, pero yo lo tomé en joda porque nunca imaginé que era cierto", recuerda el ex combatiente que accedió a ser entrevistado por Fm Comunicar pese a que siempre evitó hablar con los medios de prensa. 

"Llamé por teléfono a mi casa y dije que me iba a Malvinas pero no me creyeron hasta que empezó a salir por las noticias", relata. 

Del durante prefiere guardar silencio. Sólo menciona que recuerda mucho a su compañero de trinchera pero olvidó su nombre.

Regresó a su pueblo natal en junio de 1982 cuando finalizó el conflicto bélico. Confiesa que en Totoral "se creía que estaba muerto". De hecho, durante el combate sus familiares no tuvieron ningún tipo de comunicación con él. 

Pero volvió a salvo y con esperanzas de rearmar su vida. Sin embargo, en su propia localidad se encontró con indiferencia, discriminación y falta de oportunidades, especialmente en el ámbito laboral.

"Buscaba trabajo por todos lados pero me decían que a un loco de la guerra no le iban a dar, muchos me miraban raro", expresa mientras evoca una de las etapas más difíciles que transitó después de haber regresado de las islas.

Sin embargo, su lucha continuó y finalmente consiguió empleo en la empresa Arcor, donde se desempeñó hasta que le llegó la jubilación. 

Hoy convive con los recuerdos del horror y en muchas ocasiones evita hablar sobre el tema, pero, asegura, sus hijos y nietos le dieron luz a su vida. 

Belén Salvatierra

Periodista

Te puede interesar