La ciudad sigue con veredas no aptas para peatones

Colonia Caroya 10 de abril de 2018 Por
Adultos mayores le plantearon al Intendente que se mejoren las condiciones para caminar por la Av. San Martín y otras cuadras urbanas, donde la mayoría debe transitar a pie por las banquinas. La construcción es responsabilidad del frentista, pero la Municipalidad también puede ejecutar la obra y trasladar el costo.
IMG_20180410_153526677

Las veredas de la ciudad volvieron a estar en el foco del conflicto esta semana.

Una mujer denunció que se cayó y se golpeó la rodilla a la altura del 1600 de la Av. San Martín al pisar mal.

Coincidencia o no, tres días antes, el Consejo del Adulto Mayor le pidió al Intendente Gustavo Brandán que empiece a ordenar la construcción de veredas uniformes.

Actualmente, la Avenida tiene muchos obstáculos, cambios de nivel, senderos que se están deteriorando y poca inversión.

El resto de las calles urbanas no están aptas para caminar y la mayoría opta por transitar por el cordón banquina.

Para quienes deben movilizarse en silla de ruedas, las calles y veredas caroyenses son un grave problema. 

¿Qué dice la Ordenanza 1788 de Planeamiento Urbano sobre el tema?

Todo propietario, poseedor o tenedor a título oneroso o gratuito, está obligado a construir y conservar las veredas en sus terrenos cuyos frentes den a calles públicas, siempre y cuando se cuente con nivel definitivo dado por el cordón banquina.

Donde no se cuente con nivel definitivo, la zona destinada a vereda, debe acondicionarse a un nivel de no más de 20 cm. (veinte centímetros) por encima de la calzada.

Quienes construyan, tienen que solicitar la correspondiente autorización ante la Secretaría de Obras Públicas y Privadas.

Si el propietario no hubiera comenzado con los trabajos de construcción de la vereda, la municipalidad puede licitar su construcción con cargo para aquel, ya fuera por unidad, por grupos o zonas. Una vez efectuados los trabajos, el Ejecutivo arbitrará los medios para el cobro de los trabajos.

En todos los casos, los pisos deben ser de material antideslizante, con juntas normales y paralelas al cordón de la vereda.

Loseta granítica tipo vainilla, panes o similar, de color gris plomo para Avenida San Martín y en edificios institucionales.

Mosaicos calcáreos, antideslizantes, en tonos pasteles no saturados para el resto de la ciudad.

Bajo ningún concepto se permite la ejecución de pendientes bruscas, escalones o salientes que dificulten el tránsito peatonal o constituyan un peligro para los transeúntes.

 En todos los casos la vereda debe mantenerse en perfectas condiciones de  transitabilidad e higiene, libre de malezas y obstrucciones.

IMG_20180410_141954950_HDR
Tres vehículos obstaculizan la vereda en menos de 100 metros. No existe rampa para silla de ruedas.



IMG_20180410_142004064_HDR

Ariel Roggio

Periodista

Te puede interesar