Los D'olivo respondieron al pedido de declararlos personas no gratas

Locales 18 de abril de 2019 Por
Los tres hermanos dueños de Super Uno enviaron un comunicado al Concejo Deliberante. Sostienen que el proyecto presentado por los ex empleados es infundado, improcedente e inconstitucional.
multimedia.normal.84a5d9f7bac2466d.576861747341707020496d61676520323031382d31312d32312061742031302e5f6e6f726d616c2e6a706567

Los tres hermanos a cargo de la firma Super Uno enviaron una carta al Concejo Deliberante de Colonia Caroya respondiendo a la petición de sus ex empleados.

Hace dos semanas un grupo de trabajadores despedidos presentaron un proyecto para declarar personas no gratas a los dueños de la empresa.

A modo de respuesta Raúl, Daniel y Analía D'olivo hicieron una serie de consideraciones "a tal extraño pedido".

La carta

En el comunicado destacaron que desde el año 1903 la familia colaboró con la comunidad caroyense generando trabajo a pesar de todos los vaivenes económicos que sufrió el país.

Aseguraron que antes de la convocatoria de acreedores, “jamás dejaron de pagar un sueldo y fueron puntuales con sus compromisos y obligaciones”.

Los D'olivo argumentaron: “el duro contexto económico a nivel local y general nos llevó a la durísima decisión de despedir a 59 trabajadores. Los primeros despedidos fueron 12 personas que guardan relación de parentesco con la familia, porque nos parecía incorrecto mantener a nuestros familiares en el puesto y despedir al resto”.

En la carta explicaron que “los despidos se efectuaron porque la empresa no puedo mantener los salarios (…) fue una situación inevitable y repentina”.

Los dueños de Super Uno aprovecharon la oportunidad para desmentir versiones sobre el manejo actual del supermercado: “se ha dicho que existió venta ilegal de mercadería cuando ello es imposible. Nunca hubo prohibición de vender y toda venta se hizo legalmente". 

Además acusaron sufrir en este último tiempo “una serie de tormentos, vejaciones, insultos, descalificaciones, daños personales y materiales, y un altísimo nivel de violencia por parte de la sociedad”.

Por consiguiente, sostuvieron que la petición de considerarlos personas no gratas es una declaración infundada, improcedente e inconstitucional.

La reacción de los concejales 

Desde el oficialismo, Cecilia Migotti manifestó: "todo esto ha sido un acto de mucha violencia contra los trabajadores. No puedo aceptar que ahora se pongan en víctima". 

El edil radical, Amilcar Ñañez, señaló: "una declaración no me cambia en nada, pero es lamentable que quedemos en el medio. Esto lo tienen que resolver ellos". 

Te puede interesar