Colonia Caroya celebra su devoción a San Antonio de Padua

Colonia Caroya 13 de junio de 2019 Por
La comunidad católica hará hoy la misa y procesión en honor al Patrono caroyense en la Parroquia Ntra. Sra. de Monserrat. Será un día sin clases, bancos ni atención municipal. Los servicios se prestarán con normalidad.
multimedia.grande.a13539e8dc0051ec.30335f6772616e64652e4a5047

La comunidad católica celebra este jueves la fiesta patronal en honor a San Antonio de Padua.

La Misa será a las 16 y la procesión con la imagen del Santo comenzará a las 17 en la Parroquia Nuestra Señora del Monserrat.

Con motivo de la Fiesta Patronal, la Municipalidad de Colonia Caroya decretó asueto administrativo obligatorio, por lo que no habrá clases ni Bancos y la Municipalidad sólo funcionará con servicios mínimos.

Devoción desde el Friuli.

La devoción de los caroyenses por San Antonio tiene su origen en la fe de los friulanos en el sacerdote pasó por el Norte de Italia en los últimos años de su joven vida.

San Antonio nació en Portugal, pero adquirió el apellido por el que lo conoce el mundo -de la ciudad italiana de Padua-, donde murió y donde todavía se veneran sus reliquias.

Poseía todas las cualidades del predicador: ciencia, elocuencia, un gran poder de persuasión, un ardiente celo por el bien de las almas y una voz sonora y bien timbrada que llegaba muy lejos.

A donde quiera que fuera, la gente lo seguía para escucharle y con eso bastaba para que los criminales empedernidos, los indiferentes y los herejes pidiesen confesión.

Desde antes de 1227 se detecta la presencia de San Antonio de Padua en Gemona del Friuli, donde los Frailes Menores construyeron una capilla en honor de la Santísima Virgen María.

El Santo se detuvo allí durante unos meses, predicando y haciendo milagros, dejando a la población en una profunda convicción de su santidad.

Justamente, en este pueblo friulano se levantó la primera iglesia en el mundo dedicada a San Antonio, consagrada en 1248.

Murió el 13 de junio de 1231 en Padua, con sólo 35 años.

Existen numerosas anécdotas en torno a los milagros que los primeros inmigrantes narraban a sus familias y fueron transmitidas de generación en generación.

Te puede interesar