Los agentes de salud comunitaria completaron su trabajo censando a cuatro barrios

Colonia Caroya 12 de agosto de 2019 Por
Hicieron un trabajo sin precedentes en Santa Teresa, IPV, Malabrigo y Los Álamos. Demandó cuatro meses de entrevistas personalizadas en cada hogar. Los datos del estudio aún no fueron tabulados. Más de 30 personas recibieron su certificado y esperan ser convocados por la Municipalidad para dar continuidad al proceso.
DSC_1064

Un exhaustivo trabajo de relevamiento hicieron las 31 personas que se anotaron en la formación de agentes de salud comunitaria.

Durante cuatro meses fueron capacitados por profesionales locales y de reconocida trayectoria a nivel nacional.

En el proceso, se dividieron en grupos para hacer un "censo" sin precedentes en Colonia Caroya: fueron a todas las viviendas de los barrios de Santa Teresa, IPV, Los Álamos y Malabrigo.

Salvo éste último que no se pudo completar, en el resto se hizo una encuesta al 100 por ciento de sus habitantes.

El trabajo fue interdisciplinario ya que se consultó todo sobre cada integrante de la familia censada, desde sus datos etarios, ocupación laboral, estudios alcanzados, datos sobre la salud, adicciones y tipo de cobertura privada, hasta si participan en alguna institución local.

DSC_1061
Luciana Peresini y Agostina Ferioli, coordinadoras de la capacitación de agentes de salud comunitaria.


"A través de la práctica en el territorio pudieron conocer las demandas que no se dicen y son las más profundas, sobre las que tenemos que trabajar si estamos una gestión de políticas públicas", dijo Luciana Peresini, coordinadora de la formación.

Y agregó: "Tenemos 31 personas formadas desde una perspectiva de atención primaria de la salud, saliendo del asistencialismo". 

Los datos de las encuestas están en planillas y la tabulación para sacar las primeras conclusiones aún no se hizo.

Sin embargo, como resultado social del relevamiento, se detectó un fuerte sentido de identidad en los vecinos de Los Álamos y una desintegración en Santa Teresa.

En el IPV, por ejemplo, varias familias plantearon como problemática el consumo de estupefacientes en los jóvenes, pero ninguno admitió tener a un integrante de la familia con adicciones.

En el barrio Los Álamos, los integrantes del grupo completaron el trabajo con dos entrevistas a algunos de los primeros habitantes del sector: Nicolasa Varela y Hugo César Aguilar.

El audiovisual fue editado por Facundo Marín.

Ariel Roggio

Periodista

Te puede interesar