Parque de Guyón: así se pensó la idea ganadora

Colonia Caroya 29 de diciembre de 2017 Por
Las arquitectas cordobesas que obtuvieron el primer premio del Concurso de Ideas pensaron un espacio que integre al sistema de lugares y recorridos preexistentes que ponga en valor la arboleda del predio y el chalet e incorpore las nuevas demandas del crecimiento de la ciudad. Audio, video e imágenes.
DSC_1831
Ayelén Zucotti, el Intendente Brandán, Paula Albrieu, Lucrecia Cáceres y Carolina Vitas

Las arquitectas María Albrieu, Lucrecia Cáceres, Carolina Vitas y Ayelén Zucotti ganaron el primer premio del Concurso Nacional de Ideas del Parque Urbano de Colonia Caroya.

En la entrega de premios, las profesionales explicaron cómo se imaginaron el lugar, que pensaron sobre el chalet y su potencial recuperación y como distribuyeron los elementos en más de tres hectáreas de superficie.

Descripción del proyecto: Un Parque, muchos parques

¿Cómo es un Parque Urbano de una ciudad cuya identidad  es la vida urbana de producción rural, donde  la naturaleza convive con la ciudad, donde el paisaje cultural es el rasgo distintivo y su patrimonio tangible e intangible?

Entendiendo a la Avenida San Martín como el paseo distintivo de la ciudad, a su vez como eje estructurador de las actividades y la vida colectiva de la ciudad, se considera al predio de la Casona Guyón como un lugar de gran valor por su potencial paisajístico cultural en la sucesión del sistema de lugares existente.

Se propone un parque que sea soporte de experiencias de muchos parques, que se integre eficazmente al sistema de lugares y recorridos preexistentes estructurados por la Avenida San Martín y que ponga en valor la arboleda del predio, las historias vividas y aún presentes en la comunidad e incorpore las nuevas demandas propias del crecimiento de la ciudad.

El parque debe ser el soporte y escenario del encuentro colectivo, de las actividades cotidianas y de las eventuales y  extraordinarias.

A partir de considerar la importancia de poner en valor la arboleda existente y la privilegiada ubicación de la casona en el predio, la idea es hacer una intervención que enfatice las pre-existencias y dote de distintos escenarios que den intensidad de uso y diversidad de actividades, a través de diferentes operaciones proyectuales.

Los bordes

Los bordes se constituyen en un espacio fuelle de conexión con la ciudad, que permite abordar el parque gradualmente y estructura a su vez, las actividades de uso intenso: preservando el corazón del parque para el paseo distendido y la contemplación. Este espacio de transición entre la red de conexión urbana, es soporte de un recorrido narrativo que invita a conectarse con distintos parques.

Su  trazado despegado de los límites que genera el trazado urbano va tomando diferentes perspectivas del parque y de la ciudad que lo rodea.

Este espacio está conformado por senderos y veredas que derivan en plataformas deportivas, culturales, lúdicas, recreativas  que permiten activar el parque de manera simultánea conformando un parque que se ofrece como muchos parques a la vez: el parque del paseo gastronómico, el parque deportivo, el parque lúdico, el parque del patrimonio y la historia, el parque recreativo y cultural, a modo de nuevas postales de la ciudad.

Las plataformas

La activación, intensificación y apropiación del uso del parque se propone a través de plataformas de distinta escala y carácter. Estas plataformas conforman una red de lugares dentro del parque que generan y capitalizan distintas atmósferas.

Algunas plataformas son solados de grancilla con bancos y equipamiento para  descanso, hacer gimnasia, jugar al ajedrez, etc . que se encuentran bajo los árboles, recostados al lado del sendero, en una esquina de encuentro

La Plataforma deportiva de mayor tamaño se dispone en el sector Noreste capitalizando la pradera libre para convocatorias numerosas, se propone un sistema de pérgolas como soporte de infraestructura, posibles escenarios y gradas junto al skatepark y la cancha multifunción.

Se destaca la plataforma Cultural, donde El Parque Urbano cuenta una historia a partir de habitar la ruina de la Casona Guyón.

La propuesta interviene la casona y su jardín como una totalidad, basándose en tres operaciones:

. Cubrir parcialmente la casona  para albergar el centro de interpretación, salas de reuniones, bar. La cubierta es una estructura metálica exenta de los muros existentes y preservando la organización espacial actual.

. Generar un recorrido por la casona y por el jardín reinterpretado de María de Guyón. Este paseo  va conectando espacios interiores re habitados  y distintos miradores al parque, como centro de interpretación de las historias vividas.

. Incorporar un pabellón que contenga el salón de usos múltiples y que sea a su vez sea una galería del parque.

Paisaje y recursos

En cuanto a la forestación se preserva toda la arboleda existente en buen estado y se propone en el sector noreste reforzar líneas de senderos y veredas  con especies que marquen las estaciones, como el  lapacho. En los sectores de retención de agua, se proponen arbustos como la totora, cachiyuyo y barba de tigre. En las plazoletas de las esquinas e ingresos se proponen ejemplares de Cina Cina.

El manejo del agua está conformado  con la extensión de la acequia hacia el noreste, un sistema de muros para retención del agua de lluvia y un reservorio de agua de agua pluvial proveniente de las nuevas superficies cubiertas.

En cuanto a la factibilidad se plantea la posibilidad de construir el parque en etapas, asimismo la materialidad propuesta es de fácil gestión y control de ejecución; y el mantenimiento es apto para ser realizado por el municipio.

Hay un parque en el predio de la casona Guyón  porque tiene lo más valioso de cualquier parque: arboleda añeja, una historia por contar y muchas experiencias para ofrecer.

 01

 

Ariel Roggio

Periodista

Te puede interesar