La promesa a la Virgen del milagro

Colonia Caroya 01 de febrero de 2018 Por
La epidemia del cólera había provocado varias muertes entre los colonos entre diciembre de 1886 y enero de 1887. Unidos en la fe, imploraron a la imagen que había en la Estancia de Caroya y los enfermos sanaron. Aún hoy el pueblo mantiene la manifestación religiosa más importante de su historia.
virgener

La promesa a la Virgen del Monserrat es la manifestación de fe más importante de la comunidad caroyense.

Entre diciembre de 1886 y enero de 1887, decenas de colonos fallecieron por una epidemia de cólera que azotó a diferentes lugares de la Provincia, pero con mayor intensidad en la Colonia que se estaba forjando.

La Provincia mandó un enfermero, pero los “gringos” lo echaron después de comprobar que el remedio que les daba a los enfermos los terminaba matando.

Había mucho miedo por la propagación de la enfermedad y el Presbítero José Bonoris, sacerdote friulano, instó a una jornada de plegarias y rezos, dejando solamente en los hogares a los enfermos graves y a una persona a su cuidado.

Entre el 26 y 27 de enero de 1887, todos los caroyense se congregaron en la Estancia de Caroya a implorar la intervención de Dios.

El milagro ocurrió ese mismo día: según los relatos transmitidos de generación en generación, los enfermos se curaron y nunca más hubo un caso de cólera en la ciudad.

En agradecimiento, prometieron sacar en procesión a la Virgen del Monserrat en la próxima fiesta Mariana, que casualmente era la del 2 de febrero en honor a la Virgen de la Candelaria.

Desde ese momento, Caroya nunca dejó de cumplir la promesa.

Este viernes 2 de febrero, a 131 años de la promesa, la imagen será llevada en procesión a las 19. Antes se hará la Misa en la Parroquia. 

Ariel Roggio

Periodista

Te puede interesar