Los municipales, con el apoyo de otros gremios, se movilizaron en el centro de Jesús María

Jesús María 17 de septiembre de 2018 Por
En el día más tenso del conflicto, los trabajadores marcharon por el centro y fueron hasta la casa de la intendenta Mariana Ispizua. "Ella no fue elegida por el pueblo", chicanearon desde el gremio. Este martes, la carpa se instala frente a la Municipalidad.
02

Apoyados por otros gremios como ATE, Luz y Fueza y los Jaboneros del Oeste, los trabajadores municipales de Jesús María realizaron en la noche de este lunes la movilización más grande desde que empezó el conflicto por el aumento de salarios.

Después de ser desalojados del corralón durante la madrugada, se movilizaron al mediodía por el centro y mantuvieron una reunión con Mariana Ispizua. Aunque iba en buenos términos, se cortó relación cuando la intendenta anunció que les descontaría los días no trabajados.

Inmediatamente se armó una nueva marcha que fue la más ruidosa y convocante de todas.


Los municipales y sus familias, vecinos, integrantes de otros gremios y del Frente de Izquierda de los Trabajadores recorrieron las calles de Jesús María durante casi dos horas.

Fueron hasta el frente de la casa de la mandataria municipales y le gritaron "¡Que se vaya!".

Luego, en el Monumento a San Martín, leyeron un comunicado repudiando el accionar policial del desalojo de la madrugada del lunes.

Los discursos fueron duros contra las autoridades: "Ella (Mariana Ispizua) no fue elegida por el pueblo. Se lo dijimos esta mañana y se enojó. A nosotros nos dice que no somos de la comisión del gremio, pero ella no fue elegida por el pueblo", chicaneó Roberto Rojas. 

En tanto, Mónica Nielsen pidió que Ispizua "se baje del pedestal" y anunció que la protesta sigue este martes con la carpa frente a la Municipalidad. 

06

05

 04

 03

 

Ariel Roggio

Periodista

Te puede interesar