Fue clave el accionar de una mujer para detener a los delincuentes de Puesto Viejo

Policiales 29 de octubre de 2019 Por
Intentaron meterse en su casa, se hicieron pasar por personas desorientadas en la zona rural y ella decidió seguirlos: vio como quisieron entrar a otras cuatro viviendas del lote. La Policía hizo el resto.
patrulla rural
Imagen ilustrativa

Escucha el audio

Testimonio de la mujer que permitió la detención de los ladrones

Lunes. Tres de la tarde. Silencio perturbador en Puesto Viejo.

Como presagiando que algo raro iba a pasar, Cecilia se encerró en su casa y puso pasador en la puerta. Anormal en una mujer que siempre tiene su vivienda abierta.

No pasaron varios minutos hasta que empezó a sentir golpes fuertes en la puerta del frente. Pensó que era el perro rascándose, pero el ruido era cada vez más fuerte. Alguien le estaba pegando patadas a la abertura.

Abrió la ventanilla y saludó al joven que estaba ahí. "¡¿Qué está buscando?!"

Él tenía una gran cicatriz en la cara. Se puso nervioso inmediatamente -no imaginó que alguien lo iba a atender- y por querer inventar una historia, se entregó solo.

Dijo que estaba buscando a la familia Ferrari, que necesitaba retirar un lechón que le había encargado para una fiesta y que se encontraba desorientado.

- ¿De dónde sos?

- De Tinoco.

- ¿De Tinoco?

- Si, y me dijeron que doble a la izquierda. ¿Acá estamos en La Puerta?

- No. Acá es Puesto Viejo y en esta zona no hay nadie de apellido Ferrari.

El muchacho dio media vuelta y se fue hacia un auto Fiat Siena color blanco que estaba estacionado en la calle. 

El vehículo arrancó y anduvo 100 metros por calle 144 hasta que paró en otra casa. El mismo joven de la cicatriz se bajó y se asomó en el patio. Como está con cerca, caminó por el costado hasta la vivienda siguiente.

De todo esto fue testigo la mujer, que ya sospechaba que eran ladrones y se preparó para seguirlos en su propio vehículo.

El joven ingresó al patio de la tercera vivienda, abrió una camioneta y revolvió todos los papeles. No encontró nada.

"¡Dale que viene alguien!", le gritó el que manejaba. El ladrón salió corriendo y se metió al Siena, pero no salieron raudamente, sino que hicieron una lenta marcha hasta cruzar el lote.

Frenaron en otra casa y amagaron a bajarse, pero la mujer los seguía de cerca y evitó que entraran.

Mientras tanto, ella ya había avisado a la Patrulla Rural y esperaba que llegara el móvil antes que pase algo.

El Fiat blanco con vidrios polarizados giró en 144 y 60 hacia el Sur a un callejón que sale a la calle 52. 

"Justo llegó la Policía y dejé que ellos lo sigan, no me quise meter en el callejón porque ellos eran dos y yo estaba sola en mi auto", dijo.

En ese tramo de cuatro lotes hasta que salieron a la calle 52 Sur, lograron meterse a una casa y robar algunos elementos.

Los efectivos interceptaron el auto y los dos ocupantes, ambos de 20 años y oriundos de los alrededores de la ciudad de Córdoba, quedaron detenidos.  

Ariel Roggio

Periodista

Te puede interesar