El Sindicato de Municipales acusó al Ejecutivo por las detenciones

Jesús María 05 de mayo de 2020 Por Ariel Roggio
Emitió un comunicado en el que cuenta su versión de los hechos frente al Obrador. "Proceden a ajustarnos en plena cuarentena y pretenden que aceptemos callados estos atropellos que llevan a nuestras familias al hambre", dicen.
sindicales
El Secretario del gremio, Roberto Rojas, con el Fiscal Sobejano (foto de archivo de Noticias Jesús María)

El Sindicato de Municipales emitió un comunicado tras las 41 detenciones contando su versión de los hechos repudiando el accionar policial y acusando al Departamento Ejecutivo por haber llegado a esta instancia.

Mientras nos encontrábamos en el corralón en una protesta pacífica para exigir que devuelvan los salarios que el Intendente Luis Picat recortó ilegalmente, la policía y la Infantería de Córdoba ingresaron y nos detuvieron, nos golpearon brutalmente, nos corrieron a tiros por los barrios aledaños intimidando a los vecinos para que no hablen, nos secuestraron las motos y los vehículos con los que nos transportamos hacia nuestro trabajo.

 Se llevaron detenidos Roberto Rojas y a Maria Helvecia Aguirre, de nuestra Comisión Directiva del SITRAM y a 41 trabajadores. Aún continuamos buscando el paradero de los detenidos.

Nuestras medidas de acción se desarrollaban para defender el justo derecho a percibir el salario que habíamos alcanzado en la última negociación salarial con el Ejecutivo municipal, y que éste había declarado no iba a descontar.

El autoritarismo y la falta de diálogo del intendente precipitaron el conflicto, ya que recortó nuestros salarios y varios ítems y llevó a que varios compañeros y compañeras cobraran 15 mil pesos, sin siquiera querer establecer una reunión mediadora.

Como hemos expresado en varias oportunidades, nuestros salarios son de pobreza y en algunos casos de indigencia, y así y todo, somos quienes estamos al frente de la lucha contra la propagación del coronavirus. 

Desempeñamos tareas esenciales que protegen la salubridad de los vecinos de la ciudad. 

El accionar irresponsable del intendente llegó hasta la gravedad de reprimirnos con el aval del gobernador Schiaretti, que puso a su servicio a la Infantería de la provincia.

Llegan al máximo autoritarismo para proceder a ajustarnos en plena cuarentena y pretenden que aceptemos callados estos atropellos que llevan a nuestras familias al hambre y exponen a la población.

Repudiamos esta violenta actitud del intendente y de la policía, exigimos la inmediata libertad de todos nuestros compañeros detenidos y que el intendente Picat deponga de inmediato su actitud arbitraria, ilegal y falta de diálogo. 

Exigimos se devuelva todo lo descontado.

Ariel Roggio

Periodista

Te puede interesar