Uno de los delincuentes detenido el domingo tenía pedido de captura de la Justicia de Santa Fe

Policiales 27 de marzo de 2021 Por Ariel Roggio
La banda operaba haciéndose pasar por empleados de OCASA. Habían cometido varios robos en la provincia vecina. Hace seis días, entraron a una casa de Dean Funes y otra de Colonia Caroya. Tras una persecución, cayeron dos. Buscan al resto.
DSC_1355
Los elementos secuestrados del Fiat Fiorino

Los delincuentes que fueron arrestados el pasado domingo en una persecución que empezó en Caroya y terminó en Tirolesa, integraban una banda que ya había cometido robos en varios puntos de la Córdoba y en Santa Fe.

De hecho, uno de los detenidos tenía pedido de captura por parte de la Justicia de la provincia vecina.

Todo empezó cuando hace seis días, la Policía caroyense se anotició de un robo en una casa de calle 46 al 600. Los ladrones entraron rompiendo la puerta principal, se activó la alarma, alcanzaron a robar una notebook y huyeron, mientras los vecinos vieron todo y avisaron al 101.

Se movilizaban en un Fiat Fiorino que tomó la Av. San Martín para huir a Córdoba por la Ruta A-74.

En el Monumento al Inmigrante esquivaron el control policial y cuando quisieron meterse por la calle 88 Sur, perdieron el control y quedaron atascados en la banquina.

Un Suzuki Fun que hacía de apoyo cargó a los dos ladrones y siguió el escape hasta llegar a Tirolesa, donde volcaron. Allí fueron detenidos un joven de 29 años y un hombre de 39. Un tercero logró escapar por entre los campos.

En Caroya, la Policía descubrió que dentro del Fiorino había una bicicleta, un TV y una escalera, elementos robados a la siesta en Dean Funes. También estaba la notebook sustraída en Caroya.

Pero además había remeras de OCASA y talonarios de la empresa de correo. Desde la firma aseguraron que no son empleados, pero que la indumentaria es la oficial. Sospechan que fueron robadas con anterioridad a los verdaderos trabajadores del correo.

Con el paso de los días, la Departamental Colón pudo saber que la banda operaba en Santa Fe con el mismo vehículo, que estaba a nombre de uno de los integrantes.

Con el ploteado de OCASA, la ropa oficial y el vehículo a nombre del conductor, podían pasar cualquier control sin levantar sospechas. Sin embargo, el domingo cayeron dos y la Policía ya identificó al resto de los miembros de este grupo delictivo interprovincial. 

 

Ariel Roggio

Periodista

Te puede interesar