Manuel Belgrano en Caroya, dos siglos atrás: una carta de agradecimiento y sus últimas plegarias por la Patria

Colonia Caroya 19 de junio de 2020 Por Ariel Roggio
En marzo de 1820, tres meses antes de morir, el prócer nacional descansó en la Estancia donde funcionó la primera fábrica de armas blancas. Este sábado se cumplen 200 años del fallecimiento del General.
carta belgrano

Vocal de la Primera Junta en 1810, creador de la bandera nacional, promotor de la educación para hombres y mujeres e impulsor del comercio, la agricultura y la ganadería, Manuel Belgrano fue un protagonista central de la Revolución de Mayo y de la Independencia nacional.

Nació en Buenos Aires el 3 de junio de 1870.

Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano -tal su nombre completo- fue abogado, economista, periodista y militar.

Como jefe del Ejército del Norte, planificó el Éxodo Jujeño ante la avanzada de las tropas españolas.

El paso por Córdoba.

En los fragorosos años de la lucha por la independencia y, luego, de la organización de la Nación, Belgrano llegó a Córdoba en varias oportunidades.

El antiguo Camino Real que unía el Virreinato del Río de la Plata con el Alto Perú -actual Bolivia- fue testigo de su paso al frente de las milicias patrióticas.

Entre 1810 y hasta poco antes de morir, el prócer atravesó esta vía de comunicación en reiteradas oportunidades.

Belgrano estuvo en las postas en San Pedro, Caroya, Paso de las Tropas y Sinsacate, todas ubicadas a lo largo del Camino Real.

En estos sitios, el General se hospedó, recambió caballos y se proveyó de alimentos.

En el mes de julio de 1816, camino al Congreso de Tucumán para sellar la Independencia nacional, Belgrano pasó la noche en una de las habitaciones de la posta de Sinsacate.

Carlos Ferreyra, director del Museo Nacional que funciona en ese sitio, explica que en verano se acostumbraba a descansar al aire libre, en los catres o camastros alrededor de la casona, pero en época invernal las habitaciones brindaron calidez y resguardo a los viajeros.

Por Caroya, tres meses antes de morir.

Manuel Belgrano estuvo alojado en la estancia de Caroya en el año 1820.

Volvía cansado y enfermo de Tucumán, dirigiéndose a Buenos Aires a donde había decidido morir. Sufría de hidropesía, de problemas cardíacos y de riñones. 

En la Estancia había funcionado, cuatro años atrás, la primera fábrica de armas blancas (de 1814 a 1816).

Allí se confeccionaron los sables, bayonetas y espadas para los ejércitos libertadores comandados por el propio Belgrano y luego por José de San Martín.

En una de las habitaciones de la estancia, Belgrano escribió una de sus últimas cartas.

Fechado el 19 de marzo de 1820, el texto agradeció a un vecino cordobés, Carlos del Signo, quien le donó 400 pesos para poder seguir viaje a Buenos Aires, donde iba a morir tres meses después.

La réplica de la carta se  encuentra exhibida en una de las salas.

«Estamos orgullosos, porque esta casa recibió al General Manuel Belgrano, quien en la capilla doméstica, realizó quizás, su última oración por los destinos de la Patria», dice el director de la Estancia Jesuítica Caroya, Claudio Videla.

Ariel Roggio

Periodista

Te puede interesar