Desvincularon a tres municipales que maltrataron a una perrita en la planta de tratamiento de residuos

Colonia Caroya 10 de abril de 2021 Por Ariel Roggio
Filmaron la situación cuando estaban en horario de trabajo y la denuncia llegó a las autoridades municipales, que tomaron la decisión de terminar el vínculo laboral con un chofer y dos recolectores.
perra basural
Imagen ilustrativa

FUENTE: DIARIO EL DESPERTADOR

No se necesitaron demasiadas pruebas extras para tomar la decisión de rescindirles el contrato a tres trabajadores municipales que protagonizaron un hecho repudiable.

El episodio por el que se los quedaron desafectados ocurrió el viernes 19 de marzo, en la planta de tratamiento de residuos de Tronco Pozo.

Los involucrados son el chofer de un camión y los dos recolectores que se encargaban de cargar las bolsas de los cestos domiciliarios.

Sobre ellos había sospechas por la ineficiencia del trabajo, más cuando la Municipalidad intenta convencer a la comunidad de la necesidad de separar los residuos secos de los húmedos.

Por eso es que alguien, dentro del predio, empezó a filmarlos mientras el camión descargaba las bolsas en el sector designado.

¿Qué hacían, frecuentemente? Rompían las bolsas y desparramaban las botellas por el predio.

Pero la persona que tomó el celular para demostrar lo que estos municipales hacían en el “basural” nunca imaginó lo que terminaría captando.

El video muestra que uno de ellos llamó a una perrita, llamada “Palito” por lo flaca y pequeña que es, la cargó en sus brazos y la arrojó a la fosa de 10 metros de profundidad.

“Palito” siempre deambula por la planta de tratamiento y es una de las pocas que no está dentro de los caniles del refugio canino que funciona a pocos metros.

Afortunadamente, la perrita no cayó al fondo, sino que la misma acumulación de bolsas permitió que pueda volver a trepar a la plataforma donde estaban los empleados sin ninguna lesión. 

Luego se distingue otra imagen de uno de ellos arrojándole un elemento contundente, pero sin puntería.

El video llegó a las autoridades municipales y la exigencia inmediata de los responsables del refugio canino no dejó ninguna otra opción para las autoridades: desde el 1 de abril, los tres dejaron de trabajar para la Municipalidad. 

Ariel Roggio

Periodista

Te puede interesar